Teatro del Picadero (2012)

Breyer, Gastón (1981); Keller, Gustavo (2012)

Pasaje Enrique Santos Discépolo 1857

Balvanera, Buenos Aires

Conservación

Buena

Visitas

Accesible

Cómo llegar

Ver recorrido

Obra

Teatro del Picadero

Descripción

El proyecto del Teatro del Picadero se realizó a partir de la recuperación de un interesante edificio construido en 1926: una fábrica de bujías cuyo autor fue el arquitecto italiano Benjamín Pedrotti. En la fachada del edificio actual aún pueden verse los tondos que contienen la cara de un aviador sobre las letras AB (iniciales de American Bosch) en alusión a ese primer uso. En 1981, el teatro comenzó a funcionar en este pasaje, próximo al cruce de las avenidas Corrientes y Callao, que por entonces se llamaba Pasaje Rauch. Su recorrido curvo se debe a la huella provocada por un antiguo trazado de vías ferroviarias; el primero que tuvo la ciudad y por el cual circulaba la mítica locomotora La Porteña. Un mural realizado por el artista argentino Marino Santa María (sobre una de las fachadas del pasaje) rememora este hecho.
Al año siguiente de inaugurada, la sala fue la sede de un evento de extraordinaria repercusión política y social: Teatro Abierto. La representación de veinte obras de autores nacionales (agrupadas de a tres) durante todos los días de la semana, fue la manifestación elegida por un sector de la cultura teatral porteña para reaccionar frente a la marginación que las obras de los autores argentinos sufrieron de los teatros oficiales, durante la dictadura militar. A pocos días de iniciado el ciclo, y seguramente por la fuerte adhesión que tuvo por parte del público, una bomba estalló en la madrugada del 6 de agosto, provocando un incendio que destruyó gran parte del edificio, inhabilitándolo para seguir funcionando.
Años después fue reconstruido y en él se sucedieron distintos usos (estudios de filmación, teatro) hasta que en 2007 se comenzó a demoler con el objetivo de unificar este terreno con el adyacente y ocupar ambos con un emprendimiento inmobiliario. La denuncia y la acción de distintas organizaciones de defensa del patrimonio arquitectónico logró detener la demolición y, de esta manera, el edificio fue reacondicionado para que funcionase nuevamente como teatro. En mayo de 2012 fue finalmente inaugurada la sala que se ubica en el primer piso y tiene una capacidad para casi 300 personas.
La planta baja está ocupada por la boletería, un agradable bar-restaurant abierto sobre el acceso y el foyer del teatro. La buena ambientación hace, de la parte pública de esta planta baja, un espacio de agradable permanencia para antes o después de las funciones.
La fachada ocupa todo el ancho de la parcela. Conserva en la sencillez de sus líneas, ciertas características de la arquitectura industrial: pilastras en ladrillo visto que conforman, junto a bandas horizontales revocadas, una grilla que contiene y enmarca las grandes carpinterías de herrería metálica y vidrios repartidos.
Actualmente, el pasaje sólo permite el tránsito peatonal.

Ubicación

Tips

En el encuentro del pasaje con la calle Lavalle hay un interesante inmueble racionalista con detalles art-decó, construido por Lorenzo Bursese. Doblando a la derecha por la avenida, se ubica el notable edificio donde funciona la Escuela Normal Nº 9 (1884), obra del italiano Carlos Morra, quien fue presidente de la Sociedad Central de Arquitectos durante varios períodos. Caminando en el sentido en el que baja la numeración y cruzando la avenida Callao, está la Confitería Ópera, uno de los bares notables de la ciudad. Continuando por Corrientes pueden visitarse los teatros, bares y librerías que hicieron famosa esta zona de la ciudad.

Créditos

Textos: Giménez, Carlos / Imágenes: Palmadessa, Ricardo

Cercanos

Teatro San Martín
(1960)

Centro Cultural de la Cooperación
(2002)

Palacio de Aguas Corrientes
(1894)

Edificio Rivadavia 2009
(1912)


Descargate la app