Banca Nazionale del Lavoro (1989)

Botta, Mario; Uluhogian, Haig

Florida 40

San Nicolás, Buenos Aires

Conservación

Regular

Visitas

Accesible

Cómo llegar

Ver recorrido

Obra

Sede central de la Banca Nazionale del Lavoro (actual Banco HSBC)

Descripción

En un sitio importante del microcentro de la ciudad, el arquitecto suizo Mario Botta, junto con el italiano Haig Uluhogian, proyectaron este llamativo edificio: la Sede Central de la Banca Nazionale del Lavoro. Es uno de los pocos ejemplos en Buenos Aires de la corriente arquitectónica denominada posmodernidad, característica de las últimas décadas del siglo XX.
Sobre una estructura de hormigón preexistente, los proyectistas desarrollaron una obra que debía tener un alto nivel de promoción institucional y que, según Botta, debía constituir un monumento para la ciudad que tomara en cuenta las características propias del emplazamiento. Se utilizó también un edificio contiguo, cuyo frente se preservó y se conectó con la nueva construcción por la parte interna.
La fachada (sobre la calle Florida) se presenta como el elemento protagónico de la obra. Su organización y tratamiento remite rápidamente a una serie de soluciones típicas utilizadas en obras anteriores por el arquitecto ticinés.
Por una parte, la combinación de figuras o volúmenes simples contrastantes: en este caso un plano, excavado en su centro, donde aparece un cilindro, que divide simétricamente en dos la figura anterior y que se convierte en el volumen dominante de la composición. Esta columna, que recorre toda la fachada desde la planta baja hasta el retiro superior –dos niveles (los pisos 13 y 14) tratados plásticamente de un modo especial–, está coronada por un árbol. Este recurso, reiterado en varios proyectos de Botta, adquiere aquí un significado particular ya que la figura del árbol se identifica con el logo institucional del banco.
Por otra parte, el cilindro horada el plano de la fachada cuyos límites internos asumen un perfil escalonado, produciendo un gran hueco central con vigas radiales a la vista, que marcan los pisos y crean una oquedad donde los juegos de luces y sombras adquieren gran valor plástico.
A su vez, en concordancia con el arranque inferior del hueco anterior –aproximadamente coincidente con la altura del tercer piso– el mismo tratamiento escalonado se produce en sentido inverso, desde las medianeras hacia el centro, que queda entonces, a nivel de la calle, casi opaco, tanto por la presencia de la columna como por los residuos del plano.
El desplazamiento de la doble entrada, cercanas a las medianeras, generaba desde Florida, vistas oblicuas sobre el gran y amplio hall de acceso. En su tratamiento, los proyectistas apelan nuevamente a un recurso típicamente posmoderno: las alegorías y el vínculo con la historia. Piezas geométricas de mármol, denominadas “las ruinas”, constituyen objetos, mediante los cuales se hace referencia a la italianidad, simbolizando el origen de esta institución bancaria.
El valor expresivo de la fachada se acentúa con la materialidad elegida por los proyectistas. La idea de utilizar franjas horizontales con distintos materiales alternados –en este caso granito gris mara fiamatado y negro nevado lustrado– aparece, con diferentes versiones y materiales, en casi todas las obras de Botta. Esto es una evocación de los típicos edificios religiosos medioevales de la Toscana. Una vez más, la alusión a la tradición y a la historia.
Con el cambio del banco propietario del edificio, se han producido alteraciones en la obra. La planta baja está totalmente modificada. La eliminación de elementos, compartimentaciones y agregados han desvirtuado totalmente su concepción original. La cartelería incorporada a la fachada perturba en cierta manera la pureza de su tratamiento geométrico.

Ubicación

Tips

Frente al banco, está el Centro de Información Turística de la ciudad, un pequeño kiosco metálico proyectado por los mismos autores del banco. La intersección de la calle Florida y la Av. Diagonal Norte esta coronada por un conjunto ecléctico de edificios y cúpulas, construidos durante la década de 1920, de gran valor: En estilo academicista francés, los diseñados por el Arq. Édouard Le Monnier; en neo-plateresco por los ingleses Chambers y Thomas; y otro de tono art decó, obra del Arq. Alejandro Virasoro. Cruzando la Diagonal Norte, se puede admirar el Monumento a Roque Sáenz Peña (1936), obra del escultor José Fioravanti. Caminando por Florida hacia el sur, al llegar a la Av. de Mayo, encontramos el “London City”, uno de los bares notables porteños. A una cuadra está la Plaza de Mayo, la más importante de la ciudad, con todos sus edificios institucionales.

Créditos

Textos: Valentino, Julio / Imágenes: Corral, Pablo

Cercanos

Banco de Boston
(1921)

Edificio La Prensa
(1898)

Galería Güemes
(1915)

Edificio Chacabuco 78
(1910)


Descargate la app