Iglesia Ortodoxa Rusa (1899)

Preobrazensky, Mihail (1899); Christophersen, Alejandro; Coni, Pedro (1901)

Brasil 315

San Telmo, Buenos Aires

Conservación

Buena

Visitas

Accesible

Cómo llegar

Ver recorrido

Obra

lglesia Ortodoxa Rusa de la Santísima Trinidad

Descripción

La inmigración rusa a la Argentina se inició hacia 1880, como parte de un proceso de política poblacional que involucró la llegada masiva de colectividades de distintos países de Europa. Así se integró una pequeña comunidad que profesaba la religión católica apostólica ortodoxa (llamada comúnmente ortodoxa) que incluía griegos, eslavos, rusos y sirio-libaneses. El zar Alejandro III firmó en 1888, un decreto por el cual se fundaba en Buenos Aires la Iglesia Ortodoxa, adscrita a la Legación Imperial de Rusia en América del Sur.
Este templo es la primera iglesia ortodoxa que se edificó en nuestro país. Se encuentra ubicada frente al Parque Lezama, uno de los paseos públicos más importantes de la ciudad, diseñado en 1896 por el paisajista francés Charles Thays, de amplia trayectoria en Argentina.
A partir de un primer esquema realizado en Moscú, el arquitecto noruego Christophersen (de gran actuación en nuestro país) desarrolló el proyecto definitivo. Sobre una parcela de 16 metros de frente y 44 de fondo, donada por el zar de Rusia Nicolás II en 1898, se construyó este templo que tal vez sea la obra que mejor representa el estilo neobizantino en la ciudad.
El edificio está retirado de la línea municipal. El plano de la fachada está dividido en dos niveles (la iglesia propiamente dicha está situada en el piso superior). A su vez, está organizada en tres franjas verticales que se corresponden con sendos espacios interiores. La presencia de un eje vertical de simetría casi absoluta organiza el frontis lobulado a partir del cual emergen –en un plano posterior– las cinco cúpulas bulbosas o acebolladas: una central de mayor tamaño y cuatro equidistantes en cuatro vértices que se corresponden con una distribución de planta cuadrada. Están pintadas de celeste y decoradas con estrellas doradas aplicadas, que rememoran algunos edificios bizantinos rusos como, por ejemplo, la catedral de San Basilio en Moscú, construida en el siglo XVI. Dos paños laterales completan la fachada; sobre el de la izquierda se ubica el acceso al templo. Éste es el único elemento que no observa la simetría general.
Al llegar al primer piso, la iglesia está conformada por tres espacios dispuestos de manera perpendicular a la calle. El primero es tangencial al acceso y es donde –básicamente– permanecen los fieles durante la liturgia. El segundo espacio está cubierto por una importante cúpula semiesférica apoyada sobre pechinas; la cúpula acebollada exterior de mayor tamaño se corresponde con su linterna. Las otras cuatro cúpulas vistas desde el exterior no se evidencian en este espacio interior.
Este ámbito bajo la cúpula está separado del tercer espacio (el presbiterio) mediante el iconostasio, muro esencial de las iglesias ortodoxas que recorre la totalidad del edificio en el sentido perpendicular a la fachada y lo divide en dos partes. Está profusamente decorado y sobre él se ubican las diversas imágenes religiosas, la silueta de una iglesia de la cual sobresalen sus cinco cúpulas y las tres puertas que comunican la nave con el presbiterio. La central, destinada exclusivamente al pasaje de los clérigos, tiene una importancia fundamental durante la misa.
El acceso a los oficios religiosos es libre, en la medida en que no se recorra el edificio entorpeciendo el normal desarrollo de la liturgia. Para aquellos que no profesan la religión ortodoxa es una excelente oportunidad para conocer este ritual que se ha mantenido a lo largo de los siglos. Un pequeño coro, ubicado en el sector izquierdo del espacio central, acompaña con sus cantos las prácticas litúrgicas.
El llamativo perfil de la iglesia (a pesar de la estrechez producida por ser el resultado de un edificio entre medianeras) se distingue en el paisaje, básicamente residencial, de la zona.
Actualmente, en Argentina, vive la mayor comunidad rusa de América latina.

Ubicación

Tips

Sobre la Av. Caseros (la primera calle paralela a la Av. Brasil), conformada como boulevar en este sector, se consolidó en los últimos años un pequeño y atractivo polo gastronómico. En la calle Defensa (sobre el Parque Lezama) se encuentra el Museo Histórico Nacional.

Créditos

Textos: Giménez, Carlos / Imágenes: Corral, Pablo

Cercanos

Casa-taller Forner-Bigatti
(1937)

Mercado de San Telmo
(1897)

Catalinas Sur
(1965)

Escuela Della Penna
(1971)


Descargate la app