Congreso Nacional (1906)

Meano, Victor; Dormal, Julio

Entre Ríos 50

Balvanera, Buenos Aires

Conservación

Buena

Visitas

Accesible

Cómo llegar

Ver recorrido

Obra

Congreso de la Nación Argentina

Descripción

En 1894, con la inauguración de la Avenida de Mayo, el Poder Ejecutivo fue autorizado a llevar a cabo la construcción del Palacio del Congreso. A tal efecto se llamó a un concurso internacional, organizado por la Sociedad Central de Arquitectos, y la obra fue adjudicada al arquitecto italiano Víctor Meano, coautor junto al arquitecto Francisco Tamburini del nuevo Teatro Colón de la ciudad de Buenos Aires. Ante la muerte de Meano en 1904, la obra fue finalizada por el arquitecto belga Julio Dormal, quien también se hizo cargo de los trabajos de terminación del Teatro Colón.
Las obras recién se concluyeron en 1946.
El edificio del Congreso está ubicado estratégicamente como remate del trazado de la Avenida de Mayo. Un conjunto de 3 plazas consolida la presencia del eje institucional del poder ejecutivo con el poder legislativo y realza la perspectiva sobre el edificio: la Plaza del Congreso (más cercana al edificio), la Plaza Mariano Moreno (en posición intermedia) y la Plaza Lorea (sobre la avenida de Mayo). En la primera de ellas se encuentra el Monumento a los Dos Congresos, en alusión a la Asamblea del año 1813 y al Congreso de Tucumán, obra de los belgas D'Huique y Jules Lagae. Sobre la preexistencia de la Plaza Lorea (frente al teatro Liceo), Carlos Thays definió este nuevo conjunto de espacios.
El edificio del Congreso es uno de los más ricos y destacados ejemplos de la arquitectura de composición que tiene Buenos Aires. Está conformado por una gran masa edilicia de perímetro libre, en la que puede observarse una distribución tripartita en el sentido horizontal: un pesado basamento de granito de Tandil, el desarrollo definido por el orden que toma los pisos principales y la culminación con la cúpula peraltada. Con estudiadas proporciones, la cúpula fue absolutamente pensada en términos del espacio urbano para integrar y cualificar el remate del eje institucional de la Avenida de Mayo, que a su vez es coincidente con el eje de simetría de la composición del edificio. El desarrollo vertical de la cúpula provoca una fuerte centralización del edificio que se desarrolla hacia las esquinas mediante dos pabellones (uno a cada lado) que a su vez rematan en sendos volúmenes de esquina. La fachada principal contiene pórticos en su frente y en las alas laterales.
La distribución funcional está organizada en base a dos ejes de composición perpendiculares: el este-oeste (coincidente con la proyección de la Avenida de Mayo) que aloja al acceso principal, el atrio con las escaleras laterales, el gran hall, el Salón Azul bajo la cúpula y, en el centro, el Salón de los Pasos Perdidos, la Galería de los Bastones, finalizando con un hemiciclo (donde se encuentra la Cámara de Diputados) que se expresa contundentemente en la fachada sobre Combate de los Pozos.
En el eje norte –sur están ubicados los accesos secundarios, el recinto de los Senadores, la gran escalera, la sala de conferencias, la Biblioteca (de acceso libre) y una sala de lectura, al sur.
Desde 1905, la escultora Lola Mora trabajó en dos grupos escultóricos para ornamentar el exterior del edificio; alegorías que serían ubicadas a ambos lados de la escalinata principal. Pocos años después de instaladas, las piezas fueron quitadas del lugar, siguiendo un derrotero común a otras obras de esta artista. Las críticas que recibieron por parte de la moral represiva imperante en esa época consiguieron su retiro del edificio. Las obras fueron trasladadas a los jardines de la Casa de Gobierno provincial de San Salvador de Jujuy. En 2013, réplicas de los dos conjuntos fueron instalados nuevamente en el edificio del Congreso, en el mismo lugar para el cual habían sido pensadas. Las piezas originales permanecen en la capital jujeña.

Ubicación

Tips

Viniendo desde la Avenida de Mayo recorrer la Plaza del Congreso disfrutando su vegetación (existe aún un gomero de 155 años), apreciando las distintas esculturas y los edificios de distintas épocas que la rodean, como por ejemplo, en la esquina de la Av. Rivadavia y Callao, la tradicional Confitería del Molino, muy pronta a ser recuperada y puesta en valor; o el Teatro Liceo, el más antiguo de la ciudad.

Créditos

Textos: Idelsohn, Gloria / Imágenes: Corral, Pablo; Palmadessa, Ricardo

Cercanos

Edificio Rivadavia 2009
(1912)

Palacio Barolo
(1923)

Teatro del Picadero
(2012)

Teatro San Martín
(1960)


Descargate la app